EL SABOR DE NUESTRAS CERVEZAS

La historia de nuestros grifos y nuestras botellas


Como marca hemos evolucionado mucho a lo largo de nuestros más de 125 años de historia, descubre en este scroll interactivo todos aquellos grifos y botellas que nos han hecho ser hoy quienes somos: tu cerveza favorita.

Munich, Pilsen especial y Pilsen desde el origen

En 1890 Mahou ya contaba con tres variedades de cerveza que se producían en la fábrica de Amaniel: La cerveza Munich [cerveza negra} con etiqueta azul; la Pilsen (rubia) sin etiqueta y la Pilsen Especial, (rubia especial) con etiqueta roja. Estas botellas se embotellaban con un tapón de corcho para conservar la cerveza y aparecía el nombre de la marca para que no hubiese confusión de que era una Mahou.

De 1900 a 1920 se realiza un pequeño cambio a la botella primigenia: su etiqueta cambia de diseño ya que se incluyeron los dos galardones adquiridos por la cerveza "Hijos de Casimiro Mahou": la Medalla de Oro a la Excelencia de París, en 1900 y la Medalla de Oro a la Excelencia de Bruselas, en 1897.

La llegada del Arcón de madera

En 1890 llega el sistema de arcón, una “caja de madera” que se podía situar en lo alto de la barra para poder servir la cerveza cómodamente cuando tenía grifos, y cuando no, se ponía debajo. En el interior se encontraba un serpentín que servía de conducto para pasar la cerveza hasta los grifos. Agua, hielo y sal son los elementos con los que contaba este cajón para llevar a cabo el enfriamiento de la cerveza. Curiosamente este sistema, que duraría hasta 1960, enfriaba mejor la cerveza que el sistema actual, pero era mucho más costoso.

Botellas de Gibraleón

Estas botellas nacieron en la fábrica de Gibraléon (Huelva), donde la venta de cerveza estaba orientada a las comunidades mineras.

Hola, relieve

En 1930 las etiquetas dicen adiós para dar la bienvenida al relieve. El porqué de este cambio responde al deseo de querer terminar con una mala práctica que realizaban algunos consumidores que se dedicaban a recopilar botellas y quitar la etiqueta para luego venderlas a otras fábricas. De esta forma se evitaba un mercado negro de envases.

En 1936 llega la botella Steinburg, donde se da la bienvenida a la serigrafía. Para los modelos Munich, Pilsen y Pilsen especial la serigrafía también se colorea y así la de color rojo corresponde a la cerveza tipo Pilsen (cerveza rubia), la de color azul a la tipo Munich (cerveza negra) y la amarilla a la cerveza especial (una cerveza Pilsen que hoy en día conocemos como 5 estrellas).

Nacimiento del botijo

En 1962 nace el formato del botijo para las tres variedades de cerveza: Munich, Pilsen Especial y Pilsen.

Familia cervecera

Posiblemente algunos de vosotros ya recuerden estas tres míticas botellas de Mahou, mucho más cercanos a nuestro tiempo. Encabezadas por nuestra querida "litrona" que nace en los años 70. En diseño se sigue optando por la serigrafía pero esta vez en blanco.

El grifo Cornelius

El cornelius es un grifo que permite regular la presión para el tiraje de la caña y Mahou fue la primera marca en introducirlo en España.
Se comienza a instalar en todos los establecimientos Mahou en 1964, dos años después de la inauguración de la fábrica de Paseo Imperial.

El grifo Ceres

A partir de 1967 Mahou lanza una nueva columna para lograr el mecanismo de tiraje perfecto. Este mecanismo, que perdura en nuestros días y es característico de Mahou, consiste en dos movimientos en el grifo, uno de los movimientos permite la salida de la cerveza y el otro de la crema. Para acompañar este avance único, se coronó el grifo con la figura de la diosa romana Ceres (diosa de la agricultura) sujetando un barril, ejemplificando la raíz etimológica de la palabra "cerveza": "fuerza de Ceres".

La llegada de la lata

Mahou nunca para de evolucionar y 1969 es un gran año para los cambios: la serigrafía de las botellas desaparece y se introduce la etiqueta metalizada como distintivo de la marca.
La lata aparece como nuevo formato
y el nombre de varias de nuestras cervezas cambia: la cerveza especial pasa a ser la famosa "Mahou 5 estrellas", la cerveza Pilsen pasa a ser "Mahou Clásica" y la Munich "Cerveza negra".

El grifo Gayón

En los 70 aparece un nuevo grifo de la marca, muy ligado a Madrid y con mucho significado: una mujer vestida de goyesca con unas jarras de cerveza en sus manos coronaba todos los nuevos grifos, en un claro homenaje al pintor y a su estilo.

Los gustos se renuevan

La época de La Movida también llega a Mahou con tres nuevos diseños de etiquetas, actualizándose a los gustos de la gente y la década.

El grifo cerámico

Desde 1986 el grifo que todos los parroquianos se encontraban en los bares Mahou eran los de cerámica, fueron los primeros grifos que introdujeron dos movimientos en el tirador: uno para servir la cerveza y otro para la crema, un gran avance para el proceso de tiraje Mahou.
En el cuerpo de cerámica, en su trasera, la marca había utilizado como decoración la imagen de un café madrileño que también se usó para posavasos, anuncios de televisión y merchandising en general.

Nace la Laiker

En los 90 nace Laiker, la Sin de Mahou, debido a las necesidades del gran público. Una cerveza de gran cuerpo y sabor, pero sin alcohol.

Con X de Mixta

Con el nuevo cambio de siglo y los nuevos gustos de los consumidores Mahou apuesta por un nuevo sabor: una cerveza con limón y sin alcohol que la hace suave, fresca y apta para todos los consumidores.
¿Qué sería de nosotros ahora si no se hubiera inventado la Mixta?

Junto con la nueva Mixta en 2005 se introduce un nuevo formato de botella, renovando la anterior, modernizándola y estilizándola con la nueva forma "long Neck". Formato que perdura en la actualidad.

La Mahou más ligera

El comienzo del nuevo siglo es un no parar de nuevos formatos y productos, en 2008 nace Mahou light, una cerveza baja en calorías pero con todo el sabor de Mahou.

Mahou Sin y Negra

Nuevo nombre para la sin alcohol de la marca: de "Laiker, la sin de Mahou" a Mahou Sin.

Una de las cervezas que se ha mantenido fiel bajo su esencia dentro del catálogo de la marca es la Mahou negra, en 2011 cambia su imagen y resalta su calidad premium.

Año de cambios

Tocaba renovar la imagen de Mahou Cinco Estrellas, Mahou Clásica y Mahou Sin y para su actualización se busca un diseño más cuidado y cómodo para el consumidor con sus collarines que no molestan al beber. Un año después, 2012, es otro gran año para Mahou, lanza el nuevo botellín con abrefácil, diciendo adiós a los tapones corona y a los incómodos abridores.

El grifo Ávila

Si algo nos gusta en Mahou es la cerveza bien fría, por eso en este nuevo grifo mejoramos el sistema de enfriamiento en el serpetín para que la cerveza salga como más nos gusta: ¡helada! Además el tirador incorpora un nuevo avance en dos posiciones que permite servir primero la bebida y posteriormente la crema.

Limón y Maestra

¿Te imaginas una cerveza con refrescante sabor a limón pero con un fondo equilibrado, con carácter y muy auténtica? Así es Mahou Limón, la clara que Mahou pone a tu alcance para que puedas disfrutar de una cerveza refrescante sin perder el sabor de tu cerveza favorita.

Además nace la nueva Maestra de Mahou, una nueva cerveza tostada de doble lúpulo dirigida a los más cerveceros.

Por fin sin gluten

El mejor sabor de Mahou también tenía que estar disponible para celiacos, gracias a su nueva Mahou Sin Gluten.

Porque todos tenemos derecho a disfrutar de una buena Cinco Estrellas, mantenemos el sabor de su hermana mayor, su calor y pureza pero ahora, sin gluten.

El grifo M

Para este nuevo grifo, el tacón de la "M" de Mahou se convierte en la seña de identidad de Mahou en todos los establecimientos. Un diseño atractivo que recubre unas características únicas: ecoeficiencia, gracias a la cual mantienen la temperatura óptima de la cerveza en todo su recorrido, un anclaje directo a la barra que mejora los sistemas tradicionales y laterales personalizables e intercambiables que se adaptan a las necesidades de los bares. Tecnología y calidad al servicio del mejor sabor.